Chipa brasileño (pão de queijo)

Se trata de un delicioso pancito hecho a base de fécula de mandioca, queso, huevos, manteca, leche y sal. Su textura es chiclosa y su sabor el ideal para comer con café o con leche, recién salidos del horno son mucho mejor, pero también pueden comerse fríos, lo que no les recomendamos es que los recalienten porque su sabor cambia considerablemente. Una de las ventajas más notables de este plato es que la masa se puede refrigerar para hacerlos cuando apetezcan. Existen platos similares en Paraguay, Bolivia, Argentina y Colombia. En Brasil son especialmente típicos en Mina Gerais.

Entradas
30 minutos
6 Porciones

Ingredientes

200 gramos de Fécula de mandioca

500 gramos de De queso duro

50 gramos de Manteca

100 mililitros de Leche

2 Huevos

1 cuchara de Sal

Preparación

Paso 1 : Para preparar estas deliciosas bolitas de queso con mandioca, primero, se debe verter la fécula de mandioca en un bol, junto con el queso duro rallado y la sal, y mezclarlos completamente.

Paso 2 : A continuación, se debe derretir la mantequilla a fuego lento y combinarla con la harina, removiendo constantemente.

Paso 3 : Luego, se agrega la leche y el huevo a la mezcla y se comienza a amasar en una superficie plana hasta lograr una masa manejable.

Paso 4 : Una vez integrados todos los ingredientes, se deja reposar la masa durante 15 minutos.

Paso 5 : Después de reposar, se procede a cortar la masa en bolitas y se unta mantequilla en una bandeja para hornear.

Paso 6 : Se colocan las bolitas en la bandeja y se hornean a 200ºC durante aproximadamente 15 minutos, o hasta que estén doradas.

Paso 7 : Una vez listas, se retiran del horno y están listas para servir.

Paso 8 : ¡Buen provecho!