El corazón de pollo es un deleite nacional los pobladores lo consumen desde a la parrilla hasta en la pizza y hamburguesas. Se consume en toneladas en todo el pais, pero como consumo diario en las regiones de Rio Grande do Sul, Santa Catarina y Paraná. Se pueden encontrar frescos y congelados.

Nutricionalmente posee un alto valor de proteínas de buena calidad y es muy económico. Está compuesto en su mayoría por tejido muscular y tiene un bajo valor energético con lo cual lo hace un alimento dietético. Muchas amas de casa tiran esta víscera por el desconocimiento de su consumo. Sin embargo, es un alimento muy maleable simplemente hay que saber cómo y cuánto se debe cocinar.  Según la cultura brasileña es preferible elegir siempre corazones de aves jóvenes ya que carecen de olor y tendrán un sabor más suave luego de su cocción la cual no debe durar más de 20-30 minutos.

La forma más conocida de comer esta peculiar comida es a las brasas, pero también se pueden hacer a la cerveza, guisos, fritos, al vino, también puede ser una buena opción para acompañar en las ensaladas. En simples palabras es un alimento que vale la pena darle la oportunidad y merece ser probado.

Una receta con la cual podemos empezar a probar y disfrutar en compañía este maravilloso alimento es hacerlo en forma de brochetas a la parrilla. Vamos a necesitar:

  • 500 gr de corazones.
  • Salsa de soja
  • Sal y pimienta a gusto
  • Ají molido y ajo en polvo.

En primer lugar, mezclamos las especias con la salsa y dejamos macerar los corazones por un corto tiempo así pueden tomar el sabor de los condimentos.

Luego los ubicamos en forma horizontal en los palitos y a la parrilla por unos minutos.

Es una forma muy buena de comenzar a implementar el uso de este alimento. ¡A disfrutar!