Uno de los cocineros se dio cuenta de que la carne solía soltar un curioso líquido cuando se calentaba. Pronto decidió aprovechar este líquido y ese fue el comienzo de lo que hoy conocemos de la receta.
 
Las principales características de este tipo de salsa son su color y su textura. Cuando está bien preparada, la salsa suele tener un color marrón intenso, incluso más oscuro que la salsa de madeira tradicional. Además, es una salsa muy espesa y con mucho cuerpo. Esto es porque la premisa de la receta es precisamente dejar que se reduzca a la mitad en la sartén. Por lo tanto, la mayor parte de su líquido se evapora durante la cocción, lo que garantiza una textura muy espesa.
 
Por último, cabe destacar también su aroma ahumado y herbal, dependiendo de los ingredientes elegidos para su elaboración. Todo ello garantiza una salsa única con un sabor extraordinario e inolvidable para quienes la prueben.
 
Se te ha hecho la boca agua, ¿verdad?
 
Generalmente, esta salsa se utiliza para acompañar carnes y para armonizar bien con el vino, ya que son dos de los ingredientes principales de sus recetas. Una de sus ventajas es que la salsa rôti es más fácil de preparar que otras opciones cercanas, como la salsa española y la demi glace. Sin embargo, no se equivoque: al ser una salsa muy sofisticada, su preparación sigue siendo muy delicada y requiere tiempo.