Aunque aquí se pueden encontrar todo tipo de comidas del mundo, es en los icónicos y deliciosos sándwiches de la ciudad, la más democrática de las comidas, donde mejor se puede percibir la historia de esta maravillosa metrópolis.

El más famoso de los sándwiches de São Paulo, y siempre presente en las guías de la ciudad, es el enorme sándwich de mortadela del Mercado Municipal, o Mercadão, como se le conoce comúnmente. Aunque a menudo se le denomina sándwich de mortadela, la carne es en realidad un poco diferente, ya que se prepara con más especias y condimentos, especialmente pimienta negra.

El "bocadillo" (terminarse uno solo es todo un reto) consiste en rodajas de mortadela Ceratti (fabricada solo en São Paulo), queso fundido, tomate y lechuga, servidos en los panecillos de estilo portugués que son omnipresentes en Brasil y que se llaman desconcertantemente pão francês, o pan francés. Aunque los ingredientes no son especialmente impresionantes por sí mismos, el sándwich de mortadela del Mercadão es famoso por su tamaño. En cada uno de ellos caben unas 10 onzas de carne, lo que hace que se llene bastante.

La historia cuenta que el mega bocadillo se remonta a los años 30, cuando los puestos del mercado vendían bocadillos normales -aunque un poco escasos- a un precio que los lugareños consideraban irrazonable. Un día, un cliente especialmente enfadado se quejó tanto del bocadillo que el cocinero llenó un rollo con una cantidad obscena de mortadela, solo para que se callara. Los espectadores quedaron impresionados y pidieron lo mismo, lo que hizo que el bocadillo se convirtiera en una especialidad del Mercadão.