Historia del platillo

Existe una historia de lo más curiosa que explica un poco el origen del pollo frito. Esta tiene como protagonista a un señor identificado como Thornton Prince, quien era propietario de un restaurante, y al cual se le conocía por ser un mujeriego total.

Por supuesto que esto último le acarreaba múltiples problemas con su novia del momento, la cual le reclamaba sus traiciones constantemente, a lo que el señor Prince hacía caso omiso.

Ante esto, se dice que una noche le dijo a su novia que quería desayunar pollo frito, a lo que su pareja asintió y sin decirle nada, comenzó a maquinar su venganza. La cual manifestó en forma del pollo frito acordado, pero sazonado con mucha pimienta, a modo de venganza por sus infidelidades.

Sin embargo, lejos de disgustarle el pollo a Thornton, quedó tan encantado que decidió elaborar su propia receta de pollo picante, la cual empezó a distribuir en su restaurante, y al ser un éxito rotundo,  muchos restaurantes empezaron a crear sus propias versiones.

Siendo así como se expandió por todos Estados Unidos y terminó siendo conocido internacionalmente, llegando a ser considerado típico en países como Brasil.

Características y variantes

El propio nombre delata y describe el platillo, el pollo picante, conocido por ser típico de Brasil y de zonas de Estados Unidos como Nashville, es un plato elaborado a base de pechuga o muslo de pollo, el cual se fríe y se condimenta con una salsa picante.

Al ser preparado en muchas zonas, cuenta con algunas variantes. Habiendo quienes preparan el pollo picante usando el ala, o que le añaden ingredientes a la salsa picante, como tabasco, mantequilla y pimientos rojos.