Puede denominarse con varios nombres como yuca y tapioca esto depende en que región del territorio nos encontremos.

Como se consume:

Esta deliciosa raíz tiene muchas variantes de preparación cocida, frita o también en harina. Su mayor consumo se da en el norte de Brasil en donde 80% de esta región está ocupada por la selva amazónica. Un plato tradicional de este lugar en especial del estado de Pará es “el pato en el tucupi”; se trata de un caldo que se extrae de la “yuca” la cual se descascara, ralla y exprime de manera artesanal por los indígenas luego se cocina por varios días para eliminar un ácido que se encuentra tanto en raíz como en hojas.  En el caldo se cocina el pato y se acompaña con arroz blanco y más harina de mandioca.

Otro plato muy particular de la zona de Pará es la tacacá que es una sopa caliente preparada por los indígenas y se compone de tucupí, tapioca (un derivado de la mandioca), para finalizar se le agregan camarones y para darle un mayor sabor hierba de los dientes. Se puede encontrar en los puestos de las tacacazeiras.

Una forma mucho más tradicional y que se consume en gran parte del territorio es la farofa. En su totalidad es harina de mandioca la cual se tuesta y se condimenta con algún alimento graso que puede ir desde aceite de palmas hasta frutos secos y bananas. Como es un alimento fácil de preparar de gran valor nutricional, económico y Brasil planta grandes cantidades lo consumen en casi todas las comidas como acompañamiento de carnes blancas y rojas.