El Brasil posterior a la Segunda Guerra Mundial fue un semillero de debate político. Las elecciones democráticas se habían suspendido en 1937, pero se reintroducirían el 2 de diciembre de 1945. En todo Brasil, los partidos políticos estaban, por lo tanto, recaudando fondos e intentando influir en los votantes.

Uno de los candidatos presidenciales más populares en ese momento era un brigadier militar llamado Eduardo Gomes. Gomes también fue un notorio mujeriego. Los seguidores decidieron crear un nuevo artículo de confitería para vender en apoyo de Gomes. La idea era que los dulces eran más divertidos que la mercancía política tradicional.

Crear un nuevo tipo de artículo de confitería en 1945 no fue fácil. La escasez de alimentos de la posguerra hizo que escasearan la leche y el azúcar. Los seguidores de Eduardo Gomes tuvieron que ser creativos.

En lugar del azúcar y la leche que se usan en el chocolate con leche tradicional, la repostera de Río de Janeiro Heloisa Nabuco de Oliveira encontró una manera de utilizar la leche condensada fácilmente disponible. Esto proporcionó dulzura y cremosidad y fue fácil de combinar con cacao en polvo de producción local.

Es entonces como la receta original celebrada como un ícono nacional, consiste en leche condensada, mantequilla, cacao en polvo y chispas de chocolate. Sin embargo, hay varias variaciones de recetas de Brigadeiro en Sudamérica.

Aunque esta estrategia de marketing no fue suficiente para que Eduardo Gomes ganara las elecciones de 1945. Los brigadeiros si se ganaron el paladar de los brasileños.