Un poco de historia

La palabra «quindim» tiene un significado complejo, pues proviene de las lenguas bantúes, traduciéndose como «los gestos, comportamientos y humor típicos de las chicas adolescentes».

Ahora bien, el plato propiamente dicho tiene una estrecha relación con el país Brasil, donde los esclavos provenientes de África ―localizados al noroeste del primer país, durante el siglo XVII― comenzaron a mezclar el coco de las plantaciones donde laburaban, con el azúcar que encontraban por allí.

Curiosamente, la diosa del Batuque en la religión Afro brasilera de Rio Grande del sur, llamada Oxum, tiene el Quindim como su alimento sagrado, cosa que reafirman las conexiones con el país Brasilero.

La disputa con Portugal

En Portugal existen un conjunto de dulces típicos afamados, como es el caso del popular «buche de ángel» o en su idioma original, «papo de anjo». Asimismo, los Portugueses señalan que el origen del Quindim tiene lugar en sus tierras; pues cuentan que en un convento de la ciudad Leiria, las monjas empleaban las claras del huevo para poder engomar su uniforme, por lo que sobraban muchas yemas, así que buscaron una solución para no desperdiciarlas; creando de ese modo un plato que contuviera todas esas yemas.

Pero la mayor prueba es la receta brisa do lis, un platillo Portugués muy similar al Quindim, diferenciándose únicamente en que el Brisa do lis sustituye el coco rallado por almendra molida.  

Por todo esto, se ha llegado al punto medio de aceptar que parte del Quindim tiene lugar en Portugal, específicamente su inicio, pero migró hacia Brasil donde terminó de formarse, adquiriendo el nombre y su ingrediente distintivo.