Una mirada a la producción del “ron brasileño”

Este popular licor brasileño, se produce en micro destilerías artesanales que se distribuyen a lo largo y ancho del territorio, existen 40.000 productores de cachaza y se extrae del jugo de caña de azúcar fermentado y destilado, la diferencia que tiene con el ron es que éste es hecho a partir de las melazas del jugo de caña.

Su proceso de producción artesanal utiliza la harina de maíz, llamada fubá como agente fermentador y se destila en un recipiente de cobre, después se añeja desde 2 hasta 16 años, se estila mejorar su sabor con aromas balsámicos provenientes del roble y la canela; puede tornarse color ámbar o dorado y adquirir un sabor terroso similar al del tequila.  

A veces se usa para sustituir al ron en tragos como el mojito cubano, daiquirí,  moi-tai y between the sheets. Es el licor base de la bebida nacional de este país, la caipiriña, cuya fama no ha parado de crecer en todo el mundo. 

La cachaza sinónimo de resistencia

La historia de este licor está ligada a la resistencia de la raza africana que en la época colonial fue esclavizada y cuyo aporte cultural al país ha sido invaluable.

La cachaza, es un ejemplo de ello, pues a pesar de que las plantas de caña de azúcar fueron introducidas por los portugueses, eran los esclavos quienes trabajaban en el proceso de producción de azúcar, que involucra hervir el jugo de caña, esto produce una espuma que era dada al ganado, pero que llamó la atención de los esclavos y al fermentarse tenía un sabor agradable y además les ayudaba a soportar las jornadas de trabajo. 

Era además la bebida de los independentistas, quienes brindaban con ella, enarbolándola como símbolo de la identidad de Brasil.

La mejor cachaza del país se produce en Mina Gerais y Sao Paulo, las ciudades en las que los esclavos africanos empezaron la tradición de destilar esta bebida.

Actualmente, existe el Día Nacional de la Cachaza, que rememora el levantamiento que se dio el 13 de septiembre de 1661, en contra de los portugueses exigiendo la ruptura de un decreto que prohibía producir esta bebida en el territorio.

También existe el Día Internacional de la Cachaza que es celebrado el 12 de junio y no es para menos ya que este licor es el tercero más consumido a nivel mundial y se exporta a 50 países.

La industria de la cachaza

El nacimiento de la cachaza trajo consigo un auge comercial y naturalmente impactó a la población, pues también generó fuentes de empleo. Desde la época colonial hasta la actualidad, la historia es la misma, de hecho y para fortuna del pueblo brasileño, la producción de cachaza no se ha monopolizado y el 99% de la producción proviene de micro-destilerías que se extienden en todo el territorio.

Existe una ciudad, Paraty, situada cerca de Rio de Janeriro, que debe su desarrollo a la producción y comercialización de la cachaza, donde además de tener centrales azucareras tenían más de 150 destilerías donde se producía la mejor cachaza de todo el país.

No te quedes con las ganas de probar las bebidas típicas de Brasil, en nuestro recetario encontrarás cómo prepararlas y además de disfrutar su sabor, recordarás la magia que hay detrás de este licor.